En Macústica Ingeniería no queremos que tengas que lidiar con molestos sonidos si no quieres. Por esa razón, hoy analizaremos cómo plantar cara a los ruidos en las comunidades de vecinos.

Cómo terminar con los ruidos en comunidades

Son muchos los ruidos molestos a los que, día tras día, se enfrentan numerosas personas en las comunidades de ruidos. Es decir, desde perros ladrando de forma constante, hasta discusiones de pareja o incluso el ruido de los tacones a altas horas de la madrugada.

Son pequeñas cosas con las que nadie debería lidiar y que pueden llegar a limitar tu descanso. Pero, si eso ocurre, ¿qué es la mejor opción? ¿Callarse o afrontar el problema? No es sano seguir aguantandolo, sino que se debe poner solución cuanto antes.

Claro que para poder ponerle solución, lo primero es saber qué se considera ruido excesivo y cuáles son los límites.

Cada localidad tiene su propia normativa, aunque el límite máximo suele ser de 25 dB de noche y 30 dB de día. Es decir, que no se debe sobrepasar dicha cifra. Por lo que una vez medida, sabremos si el vecino está haciendo un ruido considerado “normal” o excesivo. En el caso de que sobrepase los límites, se podrá actuar.

¿Qué hacer para plantarle cara a los ruidos?

Lo más recomendable, antes de nada, es intentar dialogar con el vecino de manera calmada para intentar que deje de hacer ese ruido.

Si lo anterior no ha funcionado, lo siguiente es hablar con el presidente de la comunidad, quien a su vez deberá hablar con el vecino ruidoso.

Si los problemas de ruido siguen existiendo, lo siguiente sería convocar una junta de vecinos para tratar dicho problema. En ella se podrían hablar de las normas de convivencia.

Y si finalmente nada de lo anterior consigue que los ruidos en la comunidad de vecinos cesen, lo siguiente ya sería ir por la vía judicial. Para ello, sería necesario llamar a la policía local y que ellos mismos se encargaran de elaborar un informe de medición acústica, para saber si el nivel de ruido sobrepasa lo permitido.

Una vez en el juicio, el juez tomará las medidas necesarias para asegurar que cesa el problema. Podría terminar con una sanción por daños y perjuicios o incluso la privatización del uso de la casa por un período de tiempo, en base a la gravedad.

Un problema muy molesto y que podría haberse solucionado con la insonorización de la vivienda. ¡Recuerda que podemos ayudarte!