¿Quieres saber por qué afectan los problemas auditivos a nuestro equilibrio? ¡Averiguarlo en este post!

Es muy común llegar a pensar que los problemas auditivos solo afectan al oído. Sin embargo, no es así, ya que pueden ocasionar otro tipo de trastornos.

 

Uno de ellos está vinculado al equilibrio, lo cual también ocasiona problemas para caminar y pararse.

Si deseas conocer en qué se relacionan el oído y el equilibrio, ¡te encuentras en el sitio perfecto!

El equilibrio y los problemas auditivos

Los oídos no solo ayudan a escuchar, pues también trabajan con otros sistemas del organismo. De hecho, influyen de gran manera en el equilibrio de las personas, ya que esto no solo depende de los ojos y el cerebro, sino también de los oídos.

El sistema de equilibrio en el cuerpo se basa en un laberinto de huesos y tejidos que se encuentran ubicados en el oído interno. Esta zona contiene los otolíticos, la cóclea y los canales semicirculares, siendo estos importantes para mantener el equilibrio.

Así es como funciona el sentido del equilibrio, y es frecuente que las personas que presentan problemas de equilibrio encuentren padecimientos en sus oídos.

Los primeros signos de los problemas auditivos son sensaciones de vértigo, inestabilidad y dificultad para caminar. Si has experimentado alguno de estos síntomas, te recomendamos acudir a un especialista para que te ayude a determinar si padeces problemas auditivos.

 

Conoce otras consecuencias de los problemas auditivos

Las enfermedades del oído interno pueden ocasionar múltiples padecimientos, no solo relacionados con el equilibrio, también pueden causar mareos, vértigo y en casos extremos náuseas. Este tipo de síntomas pueden afectar la movilidad del cuerpo, por ello, al experimentarlos lo recomendable es asistir a un experto en el área de la salud.

Consejos para prevenir problemas auditivos

Los padecimientos auditivos deben ser prevenidos para evitar graves problemas relacionados con el equilibrio. A continuación te mostraré algunos consejos que debes tomar en cuenta:

  • Baja el volumen de los aparatos eléctricos sonoros y reduce el número de estos en los lugares que más frecuentas en tu hogar o sitio de trabajo.
  • No expongas tus oídos a sonidos fuertes.
  • Si trabajas con aparatos ruidosos, usa protección auditiva.
  • Ten especial cuidado con tus oídos ante resfriados.

Si pones en práctica cada uno de estos consejos, te aseguramos que mantendrás una excelente salud auditiva y no tendrás de qué preocuparte por tu equilibrio.

Contáctanos y recibe asesoría especializada sobre los mejores métodos de aislamiento sonoro.