La madera ha sido durante mucho tiempo un material muy utilizado en la construcción, así como en otras áreas debido a su gran versatilidad. Antes del descubrimiento y mejora de otros materiales de construcción, las casas eran edificadas, principalmente, con madera.

Este material tiene muchas propiedades que lo hacen atractivo para diferentes propósitos, pero ¿qué hay del sonido? En este post podremos averiguar detalladamente si la madera mejora la acústica y si es un buen conductor del sonido. Conoceremos, además, las propiedades que la convierten en un material tan versátil para la construcción.

¡Sigue leyendo!

Propiedades acústicas de la madera

Las capacidades estructurales de la madera son bastante superiores a las de otros materiales gracias a sus múltiples propiedades, por eso ha sido tan utilizada. A nivel acústico, este material es un buen amortiguador, lo cual le dota de excelentes propiedades amplificadoras del sonido.

Esta es una de las razones por las que muchos instrumentos, y sus cajas de resonancia, han sido fabricados en madera durante siglos. Tan excelentes propiedades acústicas tiene que, aun en la actualidad y con el avance científico, se sigue usando madera para elaborarlos.

Sin embargo, a su vez es posible utilizarlo como aislante de sonido si se combina adecuadamente con otros materiales. En función del espacio y la disposición de las secciones de madera, puede contribuir al aislamiento o la amplificación. Por eso, la madera es una excelente opción, tanto en la construcción de una sala de conciertos como en una biblioteca que necesita aislamiento.

También depende de la forma en la que se acomode la madera y la dirección de las vetas con respecto al sonido. Si se colocan las vetas en la misma dirección en la que viaja el sonido, la amplificación será mucho mejor. Diferente resultado si las vetas se posicionan perpendiculares a la dirección en la que viaja el sonido, en cuyo caso hay mayor aislamiento.

Utilidad de las propiedades acústicas de la madera

Como vemos, las propiedades acústicas de la madera permiten emplearla con el objetivo de satisfacer diferentes necesidades. Se puede crear, por ejemplo, lo que llamamos caja de resonancia en un edificio o habitación con el fin de reducir los graves. Esto se logra colocando material poroso absorbente detrás de las capas de madera, con espacio para que circule el aire. Así, cuando se produce un sonido, la vibración hace que se apaguen más los sonidos graves.

Aunque dispuesta en varias capas, o acompañada de otros materiales, la madera puede ser un buen aislante, no siempre se usa como tal. Y es que en muchas ocasiones se consideran mayores sus propiedades amplificadoras que las aislantes sonoras.

Por todo lo mencionado, la madera mejora significativamente la acústica de un edificio o sala de conciertos o de conferencias. Con total seguridad, si se hacen las modificaciones correspondientes, se puede adaptar a los tipos de sonido requeridos.

¡Contáctanos ahora si deseas conocer la opinión de expertos en la acústica de tus espacios!