La música y los sonidos en general tienen mucho efecto en las personas, también en los niños. Puede que no te lo hayas preguntado nunca, pero es uno de los motivos por los que se recomienda hablarle al bebé, aunque todavía esté en la barriga. Veamos hasta qué punto les afectan a los pequeños estos sonidos:

Cómo impacta el sonido en los niños

En Macústica Ingeniería queremos darte respuesta a una curiosidad que puede que te hayas preguntado hace tiempo: el sonido en los peques. ¿Cómo les impacta?

Antes de nada, debes distinguir el ruido del sonido. En el caso del ruido (sonido en exceso que causa molestias), no es nada aconsejable para los pequeños, porque les puede dar dolor de cabeza o hacer que se pongan mal o nerviosos.

Mientras que, el sonido, si es agradable y les gusta, va a tener un gran impacto emocional en ellos. Por ejemplo, si desde que era bebé le ponías un determinado sonido, cuando sea un niño puede que se acuerde y le traiga buenos recuerdos. Lo mismo con otro tipo de sonidos.

¿El sonido en 8D aumenta el impacto emocional en niños?

Francisco José Cuadrado, investigador del Departamento de Comunicación y Educación de la Universidad Loyola, así lo cree. Él y otros investigadores de la Universidad de Sevilla y la Universidad Carlos III han realizado un interesante estudio en el que se habla de la emoción que provocan ciertos sonidos en los niños de entre 9 y 13 años. Concretamente, los que narran una historia a través de un audio.

Este tipo de audios, siempre han gustado mucho a los pequeños, porque les permiten descubrir una nueva historia y hacer que la imaginación vuele hasta ese entorno. Claro que, el trabajo demostró que el formato en 8D les causó un impacto emocional mayor frente a otras mezclas convencionales en estéreo o neutras.

Mediante el formato 8D, la inmersión es mayor, lo que les permite conectar más, estar más alerta. También han prestado atención a cómo les afectan ciertos sonidos como el timbre del colegio, el sonido de las puertas, de otros niños corriendo… Digamos que, pueden causar un efecto instantáneo en ellos, una reacción.

¿El motivo? Se escucha mucho mejor. La dosis de realismo es mayor. Por lo que es un excelente recurso pedagógico y didáctico que no debería faltar nunca.

En definitiva, el sonido desencadena una interesante respuesta emocional en el oyente, también en el caso de los niños. Lo que puede dar lugar a distintas respuestas emocionales. ¿Te lo esperabas?