¿Acaso el ruido tiene color? Lo cierto, es que en Macústica Ingeniería estamos tan especializados en el sonido que nos encanta compartir contigo todo tipo de datos curiosos. En efecto, el ruido tiene color y queremos contarte cuál es.

El color del ruido

 

El ruido como tal es una señal aleatoria. Sin embargo, puede tener ciertas propiedades y características. Una de ellas es la densidad espectral y, en esa clasificación por densidad, nos encontramos con una terminología con nombre de distintos colores.

Dependiendo de la forma de la densidad espectral de potencia o PSD, nos encontramos con distintos colores para el ruido. Es decir, los infrasonidos de menos de 20 Hz serían infrarrojos y los ultrasonidos de más de 20 kHz serían ultravioleta.

Por lo que, un ruido con distribución uniforme sería blanco. Sería una señal con las frecuencias con la misma potencia, con un PSD constante.

Un sonido con más graves se acerca más al color rosa, 1/F. De hecho, el espectro de este ruido “rosa” es similar al de la música sinfónica o de instrumentos armónicos como puede ser escuchar un piano. También se utiliza en la calibración de equipos como monitores o PAs, más que el propio ruido blanco.

Es más, el propio ruido rosa se percibe por el oído de las personas más parecido al blanco por sus propiedades. Mientras que el blanco se percibe coloreado al azul. Por otro lado, el ruido violeta, que es proporcional al F^2.

Los sonidos con mayor número de frecuencias bajas serían en color rojo. Conocido también como marrón o browniano (fue el propio científico Robert Brown quien estudió el movimiento browniano). Su fórmula es 1/F^2 y el ruido se puede generar por un algoritmo que simula el movimiento.

También tendríamos lo que se conoce como el ruido azul, que se refiere al que tiene poca potencia en baja frecuencia y con un PSD creciente y suave.

Mientras que, también tendríamos el ruido gris. Éste tendría un PSD similar a la curva de ponderación sofométrica. Desde el punto de vista auditivo, el gris es el auténtico ruido blanco, dado que las frecuencias se perciben con la misma intensidad ( al menos aparentemente).

Como ves, cada ruido tiene asociado un color. No es para nada casualidad, sino que tiene su explicación aunque pueda resultar compleja.

Curioso, ¿no crees? Puede parecer increíble, pero es tal y como lo explica la ciencia. ¿Lo sabías?