¿Se puede reclamar el cese de molestias por ruido? ¡Sí! Hay varias formas de proceder, para que puedas recuperar la normalidad y estar a gusto. Desde Macústica te contamos cómo hacerlo:

Reclamar el cese de molestias por ruido paso a paso

La reclamación del cese de molestias por ruidos es más habitual de lo que a priori pueda parecer. Y hay distintas maneras de proceder para solucionar el problema.

Lo primero y más recomendable, pasa por buscar una solución amistosa. Es decir, hablar con la persona que causa del ruido e intentar llegar a un acuerdo, para que deje de molestar por el bien de todos.

Claro que, hay veces en las que tienen más que decir. Frente a estas situaciones, lo que podemos hacer pasa por buscar a un profesional del derecho que nos ayude.

Pero, ¿cómo hacer la reclamación? ¿Por dónde empezar? Lo ideal pasa por realizar una medición de ruidos por parte de una empresa autorizada, siempre cumpliendo con la legislación de cada Comunidad Autónoma y del municipio.

El tener la medición hecha, es fundamental de cara a proceder e iniciar los trámites para justificar que es una molestia real y que tenemos razón. Una vez la tengamos, podemos proceder por distintas vías:

  • Administrativa: por medio de esta vía se denuncia al Ayuntamiento el exceso de ruido aplicando las ordenanzas municipales. Suele empezar con una denuncia, con la inspección de los técnicos, posibles alegaciones del denunciante, decreto del alcalde y terminar en un recurso contencioso administrativo.
  • Contenciós-administrativa: si no se llega a ningún puerto porque la administración no contesta o se permite, se puede seguir reclamando al Ayuntamiento; no solo el cese del ruido, sino también una indemnización por daños y perjuicios.
  • Civil: lo siguiente es la vía civil, poner una demanda contra quien causa el ruido. Dependiendo de dónde sea, se realizará de una forma o de otra, tanto si son en el propio edificio como en un edificio colindante.
  • Penal: lo siguiente es proceder por la vía penal. Si bien es cierto que se sigue en los casos más extremos, cuando los ruidos ocasionan un grave perjuicio para la salud. Es más, se podría castigar con penas de entre 6 meses y 4 años a la persona que está cometiendo el delito.
  • Otras vías: otras opciones pasan por poner un recurso ante el Tribunal Constitucional alegando violación del derecho a la intimidad y a la inviolabilidad del domicilio. Pero es importante agotar antes el procedimiento judicial. Otra opción es mostrar una queja ante el Defensor del Pueblo.

Así es como puedes reclamar el cese de molestias por ruidos. Esperamos haberte ayudado a solucionarlo.