Aunque normalmente suelen confundirse los términos aislamiento acústico y acondicionamiento acústico, ambos son bastante diferentes. ¡Pero no te preocupes! En este post te explicaremos todas las diferencias entre ambos y cuándo es mejor contar con uno u otro.

Aislamiento acústico

El aislamiento acústico es la capacidad de un espacio que se consigue para impedir que el sonido o el ruido llegue a un ambiente contiguo. Cuando el aislamiento es eficaz, podemos considerarlo como un sinónimo de insonorización. Si quisiéramos una definición más técnica, diríamos que el aislamiento acústico es la diferencia de niveles de sonido entre dos espacios contiguos, siendo que si en una habitación tenemos un nivel de 100 dB, y en la contigua recibimos 60 dB de esta, entonces el aislamiento entre las dos zonas es de 40 dB. El aislamiento acústico es, por tanto, el índice por el cual se atenúa el sonido que hay entre dos habitaciones o dos espacios inmediatamente conectados como, por ejemplo, una zona exterior y otra interior.

Acondicionamiento acústico

Por otro lado, el acondicionamiento acústico es un tipo de confort que puede adquirir un espacio para ofrecer determinadas calidades de sonido. El término hace referencia al dominio o control sobre la reverberación que tendremos en el interior de una habitación. En este sentido, si llevamos a cabo reformas para acondicionar acústicamente un espacio, el oído humano captará estos cambios de forma inmediata, notando diferencias en el eco, la acústica, la proyección de la voz o la mejora en la claridad de las palabras, entre otras muchas ventajas.

Estos espacios están diseñados especialmente para salas de música o de grabación, donde se requiere que todos los elementos acústicos estén perfectamente sincronizados y bajo control, a fin de obtener sonidos más limpios, más nítidos y de una calidad mayor a una grabación ordinaria en espacios donde los detalles de sonido no han sido cuidadosamente pulidos. Para conseguir el mejor acondicionamiento prima la calidad de los materiales con los que absorber las diferentes capas de sonido que no necesitamos registrar o que minimizan la reverberación deseada.

¿Es mejor aislar o contener el sonido?

Para poder responder de la mejor forma a esta pregunta, lo primero es saber qué haces y para qué necesitas el espacio, la habitación o el lugar donde el sonido te está generando estas dudas.

Si necesitas contener el sonido para que no salga de tu espacio y así evitar su propagación a un espacio contiguo o exterior, como puede ser la calle, entonces necesitas un aislamiento acústico, pero si por el contrario lo que necesitas es absorber el ruido porque sientes que hay ‘demasiado’ en el interior de la habitación o del lugar donde te encuentras, entonces necesitas controlarlo y para ello lo mejor es que optes por un acondicionamiento acústico.

Macústica: tu solución para el control acústico

Como puedes ver, el aislamiento y el acondicionamiento acústico son dos conceptos muy distintos, ya que implican técnicas, materiales y formas de ejecutarlo diferentes. Esto implica que, para resolver de la manera más eficaz tus necesidades tienes que saber qué quieres resolver. Por eso es muy importante que conozcas el origen de lo que necesitas hacer con respecto al sonido, y así poder resolverlo de la manera más adecuada.

Si quieres saber más sobre aislamiento y acondicionamiento acústico, contacta con nosotros para obtener más información y ¡consigue un espacio acústicamente perfecto!