Quejas por ruido y vibraciones

A menudo sufrimos en nuestros domicilios afección por ruidos y vibraciones generadas por actividades o industrias colindantes o cercanas a nuestras viviendas. Por otro lado, es común la manifestación de tales quejas a las comunidades de vecinos o a los propietarios de los locales. Tales hechos provocan una serie de enfrentamientos que suelen terminar con denuncias ante administración o juzgados.

La manera más eficiente y rápida de acabar con la disputa, es poner fin a la problemática de la contaminación acústica desde el origen, actuando sobre la fuente sonora. Para ello es necesario una clara y fuerte disposición del propietario de la fuente contaminante para erradicar la problemática y poner los medios y recursos necesarios para ello, además de la colaboración del agente contaminado, que permita llevar a cabo dichas acciones de la manera más óptima y eficaz posible.

Forma de actuación

No obstante, cuando dichas negociaciones o mediaciones fracasan, las personas que sufren afección acústica tienen derecho a defender sus intereses con acciones ante la administración y juzgados y los dueños o directores de las actividades e industrias pueden exponer su argumentación frente a las mismas, todo ello con el amparo de la legislación vigente.

En primer lugar hemos de tener una prueba fehaciente y verídica sobre los niveles de contaminación acústica, siendo necesaria la realización de mediciones sonométrica (conocidas como sonometría) o vibratorias para evaluar el nivel de ruido, y comprobar si este sobrepasa o no los valores límite establecidos en los documentos normativos de aplicación. Además es más que recomendable y en casos necesaria, la presencia de un abogado.

La Asociación Juristas Contra el Ruido, especifica con todo detalle los pasos para reclamar legalmente por quejas de ruido y vibraciones, en el siguiente enlace podréis leer el artículo completo. A modo de resumen son:

-Vía administrativa (denuncias ante el Ayuntamiento, Comunidad, Diputación, etc.)

-Vía judicial contencioso-administrativa (principalmente por inactividad de la administración)

-Vía judicial civil (contra el causante de la contaminación acústica)

-Vía judicial penal (en casos de grave riesgo para la salud)

Por lo tanto, desde Macústica Ingeniería recomendamos, por un lado adaptar las actividades a la legislación vigente y por otro, instala a afectados y propietarios al consenso. En cualquier caso contar siempre con profesionales y personal cualificado para llevar el barco a buen puerto.

Molestias por ruidos y vibraciones

Macústica Ingeniería

Mallorca, Illes Balears

Jaén, Andalucía