La forma en la que el sonido llega a nuestros espacios o ambientes debe ser controlada con instrumental especializado y con las herramientas idóneas para poder entender cuál es el nivel de impacto, solo así lograremos evitar los errores que más suelen ocurrir.

Pero ¿cuáles son los errores comunes en un aislamiento acústico? ¿Cómo se pueden evitar?

¡En este artículo de Macústica podrás averiguar todo esto y mucho más!

Claves para evaluar el sonido

La medición del ruido, aunque pudiera parecer una actividad sencilla tiene sus secretos. Desarrollar esta tarea de forma correcta es importante, puesto que una recopilación de información errónea puede traer consecuencias ante quienes estén expuestos a niveles altos de sonido y de ruido.

Toma nota de estas claves para hacer una correcta medición:

  1. Calibración del sonómetro: una de las tareas más obvias, pero también la que más fácil se olvida es la de calibrar el sonómetro de manera que el equipo esté bien chequeado y así se puedan eliminar los posibles errores.
  2. Medir el ruido en diferentes puntos: la medición del ruido en diferentes puntos es un aspecto clave para no cometer errores, por lo que conviene tomar distintas muestras de sonido en el ambiente en el que deseemos evaluar el ruido. La medición del ruido no debe ser en los mismos puntos, sino en distancias que permitan controlar las diferencias de nivel sonoro.
  3. Medir en cualquier momento del día: otro de los errores frecuentes es no saber en qué momento del día hacer las mediciones. Por lo general se mide de noche para disminuir los ruidos y molestias o de madrugada, y para distinguir con mayor facilidad los sonidos de actividades que se producen durante el día.
  4. Riesgos de la medición: es importante que sepas que medir el ruido en estas condiciones implicará hacerlo más tarde para no tener que repetir el trabajo, teniendo en cuenta que será casi el mismo al medir con o sin actividades.
  5. El sonómetro percibe cosas que tu oído no: como parte de este proceso debes saber que el sonómetro tiene la capacidad de captar todos los sonidos, incluso aquellos que el oído humano no percibe. Esto es debido a la precisión tecnológica del aparato.
  6. Comprueba los datos del medidor: La última clave y recomendación es que compruebes que los datos arrojados en el sonómetro sean fidedignos y seas meticuloso al momento de hacer las mediciones, a fin de evitar errores.

Controla los niveles de sonido con Macústica

Desde Macústica te recomendamos que sigas estos consejos y que si tienes alguna duda visites nuestra página web para leer otros artículos que puedan orientarte gracias a la opinión de nuestros expertos.  Si a pesar de esto sigues teniendo alguna duda contacta con nuestro equipo.

¡Qué mejor que te ayuden los mejores profesionales de la materia!