En Macústica Ingeniería no queremos que tengas que lidiar con ruidos molestos. Por ello, te damos algunos buenos consejos para que consigas protegerte de los ruidos de los vecinos. ¿Por dónde empezar?

Cómo protegerte de los ruidos de los vecinos

 

El ruido a largo plazo puede suponer un importante problema de contaminación acústica. Y es que, todos podemos tolerar un poco de ruido alguna vez, pero si es constante y alto puede causarnos un trastorno o un comportamiento agresivo.

¿Cómo puede uno protegerse en casa? Lo ideal, pasa por invertir en un buen aislamiento. Este tipo de soluciones te permite ganar en confort en tu vivienda.

Con un buen aislamiento en tu piso, no importa que los locales de ocio o los vecinos hagan ruido, porque no escucharás nada. Por ello, es la mejor opción que puedes tomar para no tener que lidiar con este problema.

Es un inconveniente frecuente sobre todo en construcciones de escasa calidad y que fueron construidas antes de que la normativa obligase a tomar medidas contra el ruido de las casas. Por lo general, tienen unas paredes muy delgadas o sin cámara de aire, unas ventanas muy sencillas, tabiques compartidos entre viviendas, etc.

Mientras que, el Código Técnico de la Edificación que existe desde marzo de 2006 indica que los edificios nuevos deben tomar medidas contra el ruido. Unas medidas que aparecen contempladas en el Documento Básico de Protección frente al Ruido (DB-HR) y que permiten proteger a los vecinos del ruido exterior y de dentro.

Claro que, no todos los tipos de ruido son iguales. Podemos encontrarnos con ruidos aéreos y de impacto. Los primeros se transmiten a través del aire y proceden de la calle o del interior. Mientras que, los segundos se traspasan de una planta a otra, como cuando cae un juguete o se escuchan unos tacones.

Lo ideal es optar por soluciones para protegerte de los ruidos aéreos y de impacto. Instala ventanas de doble acristalamiento con PVC y coloca paneles y láminas aislantes, ya sea en paredes, techos o suelos. También puedes optar por un aislante contra el ruido producido por los impactos de una planta a otra.

 

Siguiendo estos consejos estarás protegido de los ruidos de tus vecinos.