En Macústica Ingeniería estamos al tanto de todos los mitos referentes a la acústica. Por eso es importante que los conozcas, ¡para que no caigas en la trampa! ¿Te animas a echarles un vistazo?

Los principales mitos en la acústica

Son muchos los mitos que han circulado desde siempre en torno a la acústica. Sobre todo en cuanto a los materiales caseros que permiten insonorizar por poco dinero las viviendas o las salas de música.

Algunos de ellos son las hueveras, la madera, etc. Pero, ¿qué es verdad y qué es mentira? Estos son los mitos más descarados sobre la acústica:

  • Hueveras para insonorizar: utilizar las cajas de huevos para insonorizar una habitación es uno de los grandes mitos. Aunque instales una sala de ensayos o de grabaciones en tu casa y pongas muchas cajas de huevos por las paredes, lo cierto es que no te servirá de mucho, únicamente para mejorar levemente el acondicionamiento interior.

Acústica en las iglesias: desde siempre se ha dicho que las iglesias tienen una gran acústica con unos tiempos de reverberación de 3 y 4 segundos. Pero lo cierto es que tiene una acústica buena para canto gregoriano o música para órgano. Nada más.

  • Botellas rotas en una sala: otro de los mitos en la acústica tiene que ver con esta leyenda sobre la buena acústica en las salas en las que había botellas de cristal rotas colocadas en distintos lugares. Pero lo cierto es que la aportación que hacen en cuanto a acústica es nula.
  • La madera: es muy popular oír que las salas revestidas con madera tienen una mejor acústica. Pero lo cierto es que no es así, porque en la acústica intervienen distintos factores, y a no ser que sea madera perforada o especificamente diseñada, sus capacidades acústicas están limitadas.

Estos son algunos de los principales mitos sobre la acústica que deberías conocer y compartir con los tuyos para que nadie siga creyendo que son ciertas cosas que en realidad no lo son. Porque lo cierto es que son creencias muy extendidas y ya ves que es completamente falso.

Si quieres mejorar la acústica de un local, es mejor que te pongas en las manos de unos profesionales. De este modo, no perderás ni tiempo ni energías utilizando estos conocidos “remedios caseros” que no aportan nada.